babiloniastravel
«Viajé mucho. Siempre he evitado las rutas oficiales, los palacios, las figuras importantes (...) prefería subirme a camiones encontrados por casualidad, recorrer el desierto con los nómadas y ser huésped de los campesinos de la sabana tropical», Ryszard Kapuscinski en "Ébano"

Libro en papel

«La Vall de Boí, el refugio de la rebeldía»

Con todas las personas que hemos intercambiado pareceres en la Vall de Boí coinciden en lo mismo: qué es la felicidad y qué es lo normal. «¿Normal es tener un coche, un marido y dos hijos?», rezaba una, «¿comprar lo que las grandes empresas nos dicen que hay que consumir?», «¿sociedades aún patriarcales?»… Así, desde curas convertidos en agnósticos, gente que deja su vida normal para labrarse otra vida sin estrés, hábitos más saludables, naturales, y pastores felices en su soledad, está claro que ninguno de ellos es tradicional. Para nosotros, este lugar es hoy —aparte de su arte románico— un refugio de ciertos rebeldes, de los que opinan más allá de lo establecido. Y es que fuera de la caja etiquetada como normal hay más, mucho más, basta con escuchar. MÁS INFO #babiloniasenpapel #entrevistas #cultura #etnografía

Reportajes y entrevistas

Babilonia's Travel

Preferimos observar el contexto, captar instantáneas con el alma a través de una buena conversación que no con un teleobjetivo, elevamos el arte al nivel cultural que se merece en detrimento de la fotografía, y encontramos historias que suceden rápido pero que hay que entender. De este modo la experiencia se queda más dentro, se añade a tu currículum de vida, y tiene más valor espiritual que contar los países visitados. Si como añadido a esta línea de viaje le sumamos aquello con lo que trabajamos siempre, la infografía y la ilustración, resulta un viaje con un toque interpretativo añadido extra. Diferente a lo convencional.

Los museos, esos lugares que siempre solemos dejar para el último día en todo viaje que se precie -dependiendo del museo que se trate, claro- pero en la mayoría de los casos solemos preferir ‘patear’ la ciudad, su gente, sus parques, sus tiendas 🙂 y después, los museos. No por cuestión de más o menos cultura, sino por mera pereza de encerrarte en un lugar durante más de dos horas y perderte la vida de la gente en el día a día de la ciudad que has ido a visitar. Insisto, a veces es lo primero que se hace porque tienes unas ganas tremendas de ver la “Gioconda”, el “David de Miguel Ángel”, el “Guernika de Picasso”, las obras de Warhol… y un larguísimo etcétera de obras alojadas en famosos museos (MOMA, Prado, Louvre, Galería Medici…)

Pero eso sí, si se trata de un museo raro, diferente, extravagante o fuera de lo común, allí que vamos casi el primer día… Podría poner ejemplos como el museo erótico de Amsterdam, un lugar muy curioso, o el de El Cairo lleno de piezas y piezas encontradas y completamente descolocadas y sin organizar. O el museo del martillo… sí, martillo… “The hammer museum”.

Por qué y dónde… Porque el martillo fue la primera herramienta que utilizó el hombre y sobre eso se ha basado, sobre la transformación e incorporación de nuevo materiales, del ingenio… Está ubicado en Alaska, en Haines, desde el año 2002. Alberga 1.500 martillos cada cual más raro.

Su fundador fue Dave Pahl quien desde 1973 recopiló y reunió martillos de todo tipos, formas, profesiones (albañiles, jueces, médicos…) y épocas. Se interesó en la restauración de herramientas y decidió abrir un museo para preservarlos. Su colección aumentó con la donación del Instituto Smithsonian (EEUU) como por ejemplo un martillo asociado a la construcción de la pirámide de Giza (El Cairo), entre otras donaciones.

Curioso hasta su horario y apertura. De mayo a septiembre, más que nada por el tema de la nieve y el invierno que imposibilita la llegada de turismo a esta zona de Alaska. Seguro que, por una vez, será el museo lo primero que quieras visitar si estas en una de las regiones más frías del planeta…

Feliz San Juan a todos, por cierto!!!… a quemar vuestros deseos en la hogueraaa… y feliz puente para los que estéis en Madrid :))

Babilonia's Travel

Preferimos observar el contexto, captar instantáneas con el alma a través de una buena conversación que no con un teleobjetivo, elevamos el arte al nivel cultural que se merece en detrimento de la fotografía, y encontramos historias que suceden rápido pero que hay que entender. De este modo la experiencia se queda más dentro, se añade a tu currículum de vida, y tiene más valor espiritual que contar los países visitados. Si como añadido a esta línea de viaje le sumamos aquello con lo que trabajamos siempre, la infografía y la ilustración, resulta un viaje con un toque interpretativo añadido extra. Diferente a lo convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search