Saltear al contenido principal
El Negocio De La ‘seguridad’ Aeroportuaria

Con lo fácil que era antes organizar una maleta si ibas a viajar en avión: tu equipaje de mano, tu maleta a facturar, acordarte de no meter objetos punzantes y armas… (y poco más).

Ahora, no, ahora hay que sacar la lista de lo que vas a llevar y de lo que no puedes llevar, también. Además de tener un metro a mano para medir todos los bultos que tengas pensado portar en la cabina del avión, porque sino sabes que te toca pagar de más. Ah! y acuérdate de pillar esas bolsas horrorosas de congelar pescado para meter los líquidos que vayas a llevar, con los que puedes crear una bomba nuclear… Todo un máster…

Pero, vayamos por partes…

Bolsitas transparentes

Sobre el asunto de la bolsita de congelados para meter los líquidos que vayamos a portar dentro del avión… puf, puf… se me pone la piel de gallina sólo con recordar determinadas situaciones…

Lo primero, de verdad alguien piensa que si juntamos los mini líquidos que llevamos en los bolsos de mano vamos a crear un arma nuclear?… por qué exclusivamente es una normativa de los países europeos, algunos asiáticos y norteamericanos?… en el resto de regiones no se les ha pasado por la cabeza?… por qué en algunos aeropuertos casi ni te miran los líquidos que llevas y en otros te hacen hasta COMPRAR las bolsas de plástico?… es un negocio para muchos aeropuertos el tema de la seguridad?…

No quisiera manifestar, en este artículo, que la seguridad en los aeropuertos no sirve para nada y que se gana dinero con las medidas para evitar actos terroristas, al contrario, creo que gracias a este colectivo los ciudadanos en los aeropuertos nos sentimos más protegidos y están ahí para ayudarnos en situaciones adversas. Pero lo que no me sigue quedando claro son algunos controles específicos de seguridad aéreos.

bolsa plástico

Creo que muchos coincidimos con que no es normal que en unos aeropuertos te miren hasta el último pelo que te ha salido de la cabeza y en otros pases como el que va al baño en su casa… independientemente del destino o ciudad de origen en cuestión.

Lo más fuerte que me ha llegado a suceder en un aeropuerto en este sentido y, bastante bochornoso, fue con el tema de las bolsas de plástico. El asunto de llevar en tu equipaje de mano algunos líquidos (gel, champú, pasta de dientes…) en tamaños bastante reducidos y que se te olvide en casa la bolsita de los congelados… bueno, hasta ahí es algo por lo que hay que pasar si quieres subir a un avión, los deberes como ciudadano.

Pero que llegue la persona de seguridad y te diga: “Señorita, tiene que volver a salir fuera del arco de seguridad, COMPRAR una bolsa de plástico y volver a pasar su maleta por el escáner y usted por el arco”… Qué compre, qué, una bolsa de plástico?!… “sí, sí… por 1 euro!”… Lo más escandaloso es que a todo aquel que no llevaba bolsa o que su bolsa era demasiado pequeña le hacían lo mismo y, claro, la recaudación creo que durante ese día debió de ser bastante cuantiosa… Para mí eso es un negocio… Una cosa es que te exijan determinadas medidas de seguridad y otra muy ‘recaudatoria’ es que te hagan comprar una bolsa de plástico en unas máquinas habilitadas para dicho fin…

Más cuando en la mayoría de los aeropuertos te ofrecen las bolsas GRATUITAMENTE y sin ningún ánimo de lucro, salvo velar por tu seguridad… Si viajáis desde el aeropuerto de Lisboa lo podréis vivir… No recuerdo haber tenido otra situación como ésa ni en el aeropuerto de Tel Aviv, y creo que ellos multiplicarían más razones que ningún otro.

En cuanto al tema de la maleta

Paso número 1: mídela al milímetro y cerciórate de que puede entrar en el minúsculo espacio de ‘medición’ que te explican las azafatas de tierra.

Si alguien te dice amablemente que “su equipaje ha pasado el control, puede embarcar con su equipaje en cabina”… siéntete afortunado… Sino, ya puedes llorar y rogar que, primero, tu maleta no podrá estar a tu lado en el trayecto, tendrá que bajar a la bodega del avión –luego te tocará esperar en el aeropuerto de destino a que salga en el momento tan angustioso de las cintas giratorias–, y segundo, prepara tu tarjeta de crédito porque te toca pagar…

Sí, así es la vida… Compras un billete de avión con determinadas compañías y son todo ‘ventajas’ y ‘comodidades’.. Entiendo que no vamos a meter un equipaje gigante en la cabina del avión por temas de seguridad, pero, señores, un poquito de manga ancha con las medidas y sobre todo con el tema del cobro por maleta… que no nos ha tocado el billete en una tómbola ni nos lo han regalado, aunque algunas compañías de bajo coste así lo piensen…

P7306548

Mal mirado, sí, la verdad es que muchas veces da pereza viajar en avión por algunos inconvenientes y optamos por escoger otras alternativas de viaje si las hay.

Sin embargo, por mucho que nos suceda, creo que no hay medio de transporte en la actualidad más mágico que un avión. Mágico porque da igual que nos expliquen mil veces a la velocidad que va y cómo es su ingeniería, siempre nos parecerá un sueño verlo volar y amanecer en Madrid –por poner un ejemplo– y acostarnos en la otra punta del mundo casi en el mismo día.

Además, es el único momento de tu vida en el que sabes que nadie te podrá dar ninguna noticia –ni buena ni mala–, esas horas son exclusivamente para ti…

Para mí no hay momento más mágico que el viaje de ida en un avión. Así que, cuándo es tu próximo vuelo?!… a pesar de todo, esperamos que en breve…

Imagen de cabecera: redjar via Foter.com / CC BY-SA

Esta entrada tiene 3 comentarios
  1. Definitivamente penoso, un negociazo en toda regla y una prueba de la paciencia, porque es como el tocomocho, vas y no sabes si cuando guardas cola te van a dejar en ropa interior y/o te van a sobar por todas partes, o bien todo van a ser sonrisas y amabilidad, que, como bien dices, el billete será más o menos barato pero no es regalado para encima tener que aguantar borderia y humillaciones.Corroboro ademas lo que dices, en un vuelo Roma Addis Abeba con Ethiopian Airlines, el personal de a bordo no te molestaba ni para ponerte la comida si dormias, debe ser que el primer mundo tiene, tenemos, mucho que aprender

  2. Muchísimas gracias Fran por tu comentario. Y coincido contigo totalmente. Deberíamos aprender más de los valores de los países menos desarrollados. Un saludo! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
×Close search
Buscar