Saltear al contenido principal
Barcelona-playa-Forum

Cinco minutos antes de comenzar el coloquio de esta segunda sesión del ciclo «Piensa global. Viaja local», que organizamos junto a Aethnic y el Espacio de Consumo Responsable del Ayuntamiento de Barcelona, se crea una charla off the record sobre cómo los más pequeños de la familia habían llevado este confinamiento delante de las pantallas, sin salir de casa. Y nada más apretar el botón de grabar la sesión, Mavi Villatoro, fundadora de la plataforma de contenidos familiares Mammaproof, declara que «se ha roto el límite del uso de las pantallas» durante el COVID-19.

Así que, ¿cómo vivir este verano con los niños de manera responsable y segura tras la etapa de confinamiento? «Cuando los niños tienen alternativas a las pantallas ni se acuerdan de ellas (…) es un verano de Verano Azul», afirma Max López del blog Familias en ruta. Toca «hacer cosas sencillas, ir en bici, ir al pueblo, ver a la familia (…) es un año de mucha naturaleza, de montaña, de estar al aire libre y que los niños estén a gusto», explica. Además de «viajar por dentro de la propia ciudad participando en un concierto de música senegalesa —por ejemplo— si no podemos viajar a Senegal», asegura Villatoro.

Alternativas medioambientales como el camping es una de las apuestas que propone López, a través de su conexión de red desde el camping en el que está alojado este mes de julio. Aunque insiste que sólo «un 2-3% del turismo en España hace camping», según datos estatales. Los franceses y holandeses son los más asiduos a esta forma de alojamiento, «siendo la provincia de Tarragona uno de los enclaves campistas más importantes de toda Europa», añade.

Toca «hacer cosas sencillas, ir en bici, ir al pueblo, ver a la familia (…) es un año de mucha naturaleza, de montaña, de estar al aire libre y que los niños estén a gusto», explica.Max López

Ligado al camping está la autocaravana y la camper (ejemplos como Vanwoow y Yescapa). No obstante, López insiste en que España «tampoco es el mejor país de servicios» para este tipo de transporte, pero que «es casi obligatorio viajar alguna vez en autocaravana» para conocer los pros y contras de este estilo de viaje.

Mavi Villatoro Y Max López

Aprender de la cultura del lugar en familia

Viajes ligados a la naturaleza, a conectar con el medioambiente, pero ¿qué sucede con la parte cultural y social del viaje cuando estamos en familia?

Para Mavi Villatoro es fundamental encontrar guías locales, «personas que te sirvan de guías», comenta desde una de las casas en Vilafranca del Penedès en las que hace coliving este verano —otra de las alternativas de viaje de proximidad—. «Aquí nuestro anfitrión nos enseña muchas cosas (…) y al final son los niños los que conectan con las personas y te las traen», declara.

Es fundamental encontrar guías locales, «personas que te sirvan de guías», comenta desde una de las casas en Vilafranca del Penedès en las que hace coliving este verano.Mavi Villatoro

La figura del guía como elemento importante en cualquier viaje, pero también en el familiar. «Son los que saben, son necesarios», comenta Max López, «le daría mucho valor al guía». Aunque también hablando de cultura, entran en juego los museos que para uno de los fundadores de Familias en ruta se declara ser «alérgico a los museos» en este contexto familiar. «Hay museos sencillos que son los que mejor funcionan (…) pero muchas veces el hecho de decir a un niño que no toque o que mire aquí, no funciona, lo que mejor funcionan son los que tienen talleres o son interactivos y estos evidentemente son caros y no todo el mundo puede».

¿Quizás el viaje en sí es como un apéndice de la escuela? «La idea es buena», afirma López después de explicar sus viajes de largo recorrido con la familia, «pero muchas veces se vende el viaje como una sensación de ir a la escuela, y en realidad estamos de vacaciones». Ya es un aprendizaje implícito, de curiosidad, y «si nosotros —como adultos— no estamos interesados en hacer muchas cosas, los niños no lo estarán».

Puede ser que a veces no toque estar aprendiendo constantemente, o quizás sí, pero a la manera del niño-a, desde el modo curioso y explorador cerca o lejos de casa, y con autonomía. «Hay que dejarlos y soltarlos, si te vas al fin del mundo con tu hijo y vas a estar encima de él continuamente controlándole, no va a aprender nada», concluye la fundadora de Mammaproof.

Por tanto, miraremos atentos cómo lo hacían Piraña, Tito, Bea, Javi o Quique con el gran personaje de Chanquete en la serie ochentera de Verano Azul, y tomaremos buena nota. Sin saberlo, ellos se estaban convirtiendo en un referente del viaje familiar, de proximidad, cultural y social en España casi 40 años después.

© ILUSTRACIONES: CARLOS GARCÍA RUBIO (Cabecera: técnica acuarela; interior: mixta (digital y pluma))

Ciclo De Turismo
Ciclo De Turismo

Esta entrada tiene 2 comentarios

Responder a El turismo de voluntariado y sostenible también es local Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar