Saltear al contenido principal

¡Por fin! Sí, ya sé de algunos que bien cara a cara, vía teléfono, vía Twitter o vía… vamos, que me estábais echando de menos y no hacíais nada más que decirme “pero ya no escribes?, qué te ha pasado?”… Y, claro, lo que ha pasado es 2012 y sus cambios, para mí muchos en poco tiempo y claro, el día tiene 24 horas y no da para más. Pero una cosa está clara, cualquier cambio siempre es para mejor, al menos dentro de mi filosofía positivista (http://babiloniadiez.posterous.com/pages/quien-soy), así que aquí estamos de vuelta y, en mi caso, blogueando… 🙂

Y claro, después de tantas fiestas y demás cuesta arrancar y ver con qué tema empezar el año. Así que he optado por un lugar mágico, lleno de vitalidad y energía para afrontar este año de muchos cambios (según los mayas) como es un destino que tiene muchos y muy buenos recuerdos para mí desde que los conocí en mi infancia hasta la última vez que los visité inaugurando el 2012: los Lagos del Parque Nacional de los Picos de Europa en la tierriña asturiana.

P1038975

Los lagos como tal son unas lagunas glaciares formadas por los lagos denominados Enol y La Ercina, y uno más pequeño llamado El Bricial que sólo tiene agua cuando se produce el deshielo en las montañas.

Lo más mágico a mi gusto de este paisaje es que no importa la época del año en la que los visites, cualquier momento y estación (invierno, primavera…) es buena. En verano disfrutarás de los paisajes más secos, pero te aseguras -más o menos- de que no lloverá, aunque te morirás por darte un baño bajo la prohibición; en primavera puedes apreciar las grandes praderas verdes llenas de flores; y en otoño y en invierno te la juegas a cara o cruz, pero es el hermoso misterio de los Lagos.

En la época más sombría del año, cuando hace más frío en las altas cumbres, llegas a la ciudad santuario de Covadonga -a los pies de los los Lagos- y puedes tener un día de perros. Pero poco a poco según vas subiendo la interminable y estrecha carretera llena de curvas -maravillosa y con un punto aventurera en función del coche que conduzcas- y ves que la niebla y la lluvia que tenías en la parte más baja de la montaña va poco a poco desapareciendo y te encuentras con un cielo de color cien por cien cian.

Al llegar arriba, a poco más de 1.000 metros, aparece el más grande, Enol, del que dicen que en su profundidad alberga a la virgen de Covadonga. Y si seguimos un poquito más, a 1.100 metros, La Ercina. Desde aquí, y en invierno, podrás apreciar los picos más elevados llenos de nieve como el naranjo de Bulnes.

Una recomendación.. o dos… Para los amantes de la fotografía no dejéis de lado el Mirador de la Reina donde podréis apreciar la belleza de la vista desde esa altura del valle asturiano hasta el mar.

_mg_7065

Y si eres de pelo largo, asegúrate de llevar el pelo recogido… en las altas cumbres, siempre, siempre, hace mucho aire! 🙂

_mg_7034

PD1: En la semana de la Feria de Turismo de Madrid (Fitur), no quiero olvidarme de los compañeros blogeros con los que compartí vivencias durante el Travel Bloggers Meeting de Málaga el pasado mes de septiembre. En esta semana muchos de ellos han estado en Fitur. Un saludo para todos! También para los compañeros de Minube, que mañana sábado tienen un evento por la mañana en la Feria al que no podré asistir tampoco, y a los de Nomaders que vinieron a la capital con motivo del primer encuentro de Héroes Locales.

PD2: Gracias al fotógrafo por algunas de las fotos… espero no tener problemas de derechos de autor, que estamos en pleno debate de ley SOPA… 😉

PD3: Por cierto, deberíais felicitar a Babilonia’s Blog, ya tiene un añito de vida. El pasado día 18 de enero fue su cumple… 🙂

Esta entrada tiene 7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
×Close search
Buscar