babilonias travel
«Viajé mucho. Siempre he evitado las rutas oficiales, los palacios, las figuras importantes (...) prefería subirme a camiones encontrados por casualidad, recorrer el desierto con los nómadas y ser huésped de los campesinos de la sabana tropical», Ryszard Kapuscinski en "Ébano"
Babilonia's Travel
Ilustramos historias de vida. No sólo es el contenido (texto, fotografía…), sino también es de igual importante el continente (diseño, ilustración, infografía, maquetación…). Steve Jobs dijo: «la mayoría de las personas piensan que el diseño es una capa, una simple decoración. Para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño. El diseño es el alma de todo lo creado por el hombre.»
Fotomontgalette1
Calle en Montmartre

Calle en Montmartre, siglo XIX

Marcel Proust, novelista parisino del finales del siglo XIX, decía que “el único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”. Y es que muchas veces visitamos las ciudades, en las que hemos estado en otras ocasiones, pensando que ya lo sabemos todo y sólo nos preocupamos en buscar un agradable alojamiento céntrico para que nuestra estancia sea más cómoda como los que se ofrecen en la web de All-Paris-apartments, otras veces optamos por un hostel compartido con más gente, otras por un hotel antiguo de época, y otras en cambio preferimos encontrar un buen restaurante para comer bien e ir a esa tienda que tanto nos gustó para ver si volvemos a comprar algo.

Le Galette a principios del siglo XX

Le Galette a principios del siglo XX

En el caso de París, quién no ha estado en la Torre Eiffel y sabe que la iluminación nocturna va cambiando dependiendo de las fechas –día de la Juventud, día de Nelson Mandela, por ejemplo–, que el Puente Nuevo se llama de esta manera porque fue el primero en construirse en piedra en la ciudad de la Luz –los anteriores eran de madera–, que el kilómetro cero se encuentra en la plaza de la iglesia de Notre Dame, que en la basílica del Sacré Coeur está la campana más grande de Francia –18 toneladas–, o que muy cerca de la periférica –carretera anillo que rodea la ciudad– está Le Moulin de la Galette donde los artistas y pintores del siglo XIX pasaban allí sus horas de ocio y aprovechaban para pintar… ah, qué esto no lo sabías?!… ves?

La cuna de artistas en Montmartre

cartelLe Moulin de la Galette es un antiguo molino de viento –datado del año 1600 aproximadamente– situado en pleno Montmartre, en una de las colinas más altas de la urbe parisina.

La aceña no era exclusiva, Montmartre era un municipio a las afueras de París plagado de viñedos y trigales, y de molinos también. Pero el caso del Moulin de la Galette es que, después de dar un buen uso para los campesinos que trabajaban en la vendimia, se convirtió en sala de baile donde asistían pequeños burgueses, obreros, soldados, chulos, modistillas y chicas acompañadas de sus madres en busca de novio.

También fue un centro de reuniones de numerosos artistas, poetas, músicos y pintores que fueron retratando el ambiente: Renoir, Toulouse-Lautrec (en este local, Lautrec conocerá a la que más tarde será su modelo preferida de toda una época, Louise Weber que después se convertirá el la mayor atracción de un cabaret recién abierto en la Place Blanche, el Moulin Rouge y su famoso Can-Can), Van Gogh –vivió muy cerca del Galette, en el apartamento que tenía su hermano Théo en el 54 de la Rue Lepic–, o los españoles Picasso, Ramón Casas y Santiago Rusiñol, entre otros.

El molino de la galleta

Los molinos en los siglos XVII

Los molinos en los siglos XVII

Antes de que llegara a ser un bar con mucho estilo moderno de artistas del siglo XIX, el molino tenía una vista de París que provocaba la llegada de muchos parisinos a su recinto, y servía a sus dueños para elaborar pan y galletas y acompañarlo con un vaso de leche –algo que se ofrecía a los excursionistas visitantes de la colina de Montmartre, de ahí su nombre Moulin de la Galette, molino de la galleta–.

Una leyenda extendida explica que tras la revolución de 1814, uno de los miembros de la familia dueño de Le Moulin de la Galette acabó clavado en un aspa tras intentar defenderse. Después, el hijo de éste lo restauraría y lo convertiría en una sala de baile con jardines y unas hermosas vistas.

Pero el bello lugar que albergó muchas situaciones y formó parte de la historia más bohemia de París, cerró sus puertas en 1915, aunque se mantuvo en pie gracias a la asociación vecinal de Viejo Montmartre.

Ojalá alguien se acuerde de la belle epoque del Galette y vuelva a tener ese renombre que tuvo antaño.

Le Galette días después de su cierre

Le Galette días después de su cierre

Le Moulin de la Galette hoy

Le Moulin de la Galette, hoy

Nota: fotografías de la Universidad de Sevilla.

Babilonia's Travel
Ilustramos historias de vida. No sólo es el contenido (texto, fotografía…), sino también es de igual importante el continente (diseño, ilustración, infografía, maquetación…). Steve Jobs dijo: «la mayoría de las personas piensan que el diseño es una capa, una simple decoración. Para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño. El diseño es el alma de todo lo creado por el hombre.»

This Post Has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por no copiar y respetar los derechos de autor
Search