babiloniastravel
«Viajé mucho. Siempre he evitado las rutas oficiales, los palacios, las figuras importantes (...) prefería subirme a camiones encontrados por casualidad, recorrer el desierto con los nómadas y ser huésped de los campesinos de la sabana tropical», Ryszard Kapuscinski en "Ébano"

Libro en papel

«La Vall de Boí, el refugio de la rebeldía»

Con todas las personas que hemos intercambiado pareceres en la Vall de Boí coinciden en lo mismo: qué es la felicidad y qué es lo normal. «¿Normal es tener un coche, un marido y dos hijos?», rezaba una, «¿comprar lo que las grandes empresas nos dicen que hay que consumir?», «¿sociedades aún patriarcales?»… Así, desde curas convertidos en agnósticos, gente que deja su vida normal para labrarse otra vida sin estrés, hábitos más saludables, naturales, y pastores felices en su soledad, está claro que ninguno de ellos es tradicional. Para nosotros, este lugar es hoy —aparte de su arte románico— un refugio de ciertos rebeldes, de los que opinan más allá de lo establecido. Y es que fuera de la caja etiquetada como normal hay más, mucho más, basta con escuchar. MÁS INFO #babiloniasenpapel #entrevistas #cultura #etnografía

Reportajes y entrevistas

Babilonia's Travel

Preferimos observar el contexto, captar instantáneas con el alma a través de una buena conversación que no con un teleobjetivo, elevamos el arte al nivel cultural que se merece en detrimento de la fotografía, y encontramos historias que suceden rápido pero que hay que entender. De este modo la experiencia se queda más dentro, se añade a tu currículum de vida, y tiene más valor espiritual que contar los países visitados. Si como añadido a esta línea de viaje le sumamos aquello con lo que trabajamos siempre, la infografía y la ilustración, resulta un viaje con un toque interpretativo añadido extra. Diferente a lo convencional.

Cartel en Veracruz

Cuando decidimos emprender un viaje al continente americano más de una vez se nos ha pasado por la cabeza, o algún amigo cercano nos ha comentado, que está muy bien eso de ir al Nuevo Mundo pero que allí no tienen casi historia.

Una sentencia que más de un viajero sostiene y que creemos que es falsa, ya que, evidentemente, no tendrá tanta historia registrada como puede ser el caso de Europa, pero que ostenta una serie de hechos históricos y edificios que poseen su propia vida.

Este es el caso del Hospital de San Carlos, en Veracruz (México), el primer Hospital Militar del país mexicano y de toda América.

Desde el siglo XVIII

Después de que los ingleses tomaran la ciudad de La Habana (Cuba) en 1762, los responsables y dirigentes españoles que allí seguían colonizando se percataron de que tenían que cuidar más las defensas de sus colonias y a los hombres que las defendían. Así en 1764 nació el Hospital San Carlos contruido con piedra de mar, un lugar que atendería a las tropas y que serviría también como lugar para refugio de los soldados antes las posibles amenazas.

Hospital San Carlos, Veracruz

Interior del antiguo hospital

Hospital San Carlos, Veracruz

Pasillos del hospital

Años más tarde el puerto de Veracruz sufrió diversas ocupaciones por parte de las tropas norteamericanas, lo que conllevó al uso de las instalaciones por las tropas y personas civiles, pero también a la destrucción en parte del hospital por diversos bombardeos. Fueron necesarias varias remodelaciones aunque nunca volvió a tener la buena estructura inicial.

Hoy, según la web del Centro Histórico de Veracruz (ver más imágenes), la conservación del edificio es regular y en su interior existe un edificio contemporáneo al lado del actual que es el que se utiliza como hospital.

Así que ya sabes, cuando estés buscando hoteles en Veracruz para tu estancia y busques qué ver allí, no te olvides de su historia y de que sí, el apelativo ‘Nuevo Mundo’ es sólo un calificativo que deberíamos quitarlo ya de la cabeza de cualquier viajero, todo tiene una historia detrás sea de más o menos siglos y con un gran valor.


Nota: imágenes del Centro Histórico de Veracruz.

Babilonia's Travel

Preferimos observar el contexto, captar instantáneas con el alma a través de una buena conversación que no con un teleobjetivo, elevamos el arte al nivel cultural que se merece en detrimento de la fotografía, y encontramos historias que suceden rápido pero que hay que entender. De este modo la experiencia se queda más dentro, se añade a tu currículum de vida, y tiene más valor espiritual que contar los países visitados. Si como añadido a esta línea de viaje le sumamos aquello con lo que trabajamos siempre, la infografía y la ilustración, resulta un viaje con un toque interpretativo añadido extra. Diferente a lo convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search