Saltear al contenido principal
Holanda Lidera El Cambio De Paradigma Del Viaje

Hasta última hora no pudimos enviar la presentación preparada para la charla-debate que organizábamos en la agencia de viajes BTheTravelBrand en Barcelona sobre «¿Por qué #viajarsincolonizar?». El motivo de apurar hasta último momento no era otro que la cantidad de noticias que nos encontramos alrededor del turismo sostenible días previos al evento, y la mayoría de ellas protagonizada por Holanda.

Toda esta búsqueda comienza con esta foto.

amsterdam
© Jan-Kees Steenman (@seeityourself)

En verdad, esta es una noticia de diciembre de 2018, pero resulta tan impactante que empezamos a tirar del hilo entre una web y otra web, y nos damos cuenta de que el viaje tal y como lo conocemos está empezando a mutar. Un hecho que se palpa desde hace años. Basta con navegar por diferentes webs y redes sociales y ver que el viaje ya no es lo que era, ya no sólo desde el punto de vista de la ecología (con la cantidad de basura que realizamos en destino o la huella del dióxido de carbono), sino también con la pérdida de valores y de respeto que hay en los países que visitamos. Todos tenemos decenas de ejemplos que demuestran que nuestros comportamientos se ven afectados cuando viajamos, dejando paso al individualismo, al egoísmo, a la mala educación, a la intolerancia y a la falta de ética. Llegamos como meros colonizadores arrastrados por el todo vale para una foto de Instagram, un palo selfie o un tachón en el mapa de países visitados (y cuanto más lejos, mejor y más experimentado), sin mirar que alrededor hay personas como nosotros que viven allí porque es su casa, su cultura y su manera de hacer las cosas, ni mejor ni peor.

La foto del desmontaje de las letras míticas de Ámsterdam (I amsterdam), vista desde la distancia y sin detenernos mucho a leer, podría ser muy sensacionalista. «Se desmantela uno de los símbolos del turismo», pensarían algunos. Lejos de esta idea, sí que hay un potente cambio, y es el de darse cuenta de que el paradigma del viaje no va a seguir así. El Consejo Municipal de la ciudad decidió mover las letras por dos razones: por verlas como símbolos individualistas, todo lo contrario a los valores progresistas del país, y porque creen que con este movimiento se podría reducir el turismo de masas en la zona donde estaban situadas las letras. Ahora están repartidas por diferentes puntos de la capital holandesa y se incentiva a buscarlas.

El presagio de una muerte anunciada

Esta información publicada a finales de 2018 fue presagio de lo que Holanda ha decidido ejecutar medio año más tarde, concretamente en mayo de 2019. Aparcar la promoción turística. Tal y como apunta la información, su oficina de turismo ya sólo se centrará en evitar que aumente el número de visitantes, y se llevará a los turistas a lugares menos visitados más allá de los conocidos por todos.

holada amsterdam

Una acción que en algunos corrillos virtuales levantaba revuelo ya que implica un cambio en el viaje. Si la agencia de turismo holandesa, referente en el sector, vira hacia otros intereses menos turísticos, ¿quizás es que el mundo del viaje está necesitando una transformación a gritos y el modelo actual dejará de funcionar en breve?

No es de extrañar viendo cómo se comportan los turistas cuando visitan Holanda en la época de floración de los tulipanes. Basta con dar una vuelta por alguna de las redes sociales y observar a cientos de ellos metidos literalmente en los campos. Este hecho ha provocado que agricultores, principalmente, hayan lanzado un grito de basta ya. Hace semanas el gobierno holandés recogió el guante y comenzó una campaña publicitaria en la que pide a la gente que se saque selfies desde el borde de los campos y que utilice el hashtag #watchyourfeet (“cuidado donde pisas”), limitando el acceso a unos cuantos campos señalizados en un mapa en su web.

holanda tulipanes

Acciones que reflejan el hastío de los holandeses por el tipo de turismo que reciben, lejos del respeto y de la tolerancia, y hartos de los ruidos, la basura y las largas filas en cualquier espacio público. Aunque tales acciones no sólo se quedan en hechos relacionados con el comportamiento puntual, sino también con la cultura autóctona y el idioma propio. Desde hace años, muchos son los negocios en Ámsterdam que se focalizaron en atender a los turistas más que a los locales, y algunos incluso con letreros y menús sólo en inglés. Desde 2017, y con el objetivo de cuidar el idioma holandés, entró una nueva legislación que comenzó a sancionar a los negocios que no tengan cartelería la lengua nacional.

Una medida que está permitiendo que su cultura no acabe por perderse con el paso del tiempo, en pro de atender al visitante más que al lugareño. Pero, y ¿qué hacemos con símbolos tan emblemáticos de la ciudad como el Mercado de las flores cuando ya no quedan floristas porque se ha preferido vender souvenirs? Desde 1862, según recoge el diario ABC, 15 grandes comercios vendían sus productos a turistas pero sobre todo a los habitantes de la ciudad. En la actualidad, Michael Saarloos es el último florista en este lugar. Y es que la situación en el mercado cambió hace veinte años cuando se permitió comercializar otro tipo de productos orientados al turista, tales como semillas, bulbos (pensados para la maleta) o imanes de recuerdos, pero nada de flores. Hoy, este hecho ha generado el desplazamiento de estos floristas a otras zonas de Ámsterdam donde poder vender sus flores a los locales que quieran, y sin aglomeraciones.

mercado de las flores

Soluciones ecológicas y monetarias

Ante este panorama en continuo cambio, encontramos dos informaciones más que contribuyen a mejorar el sector del viaje y a ser más conscientes de la necesidad real —y no de greenwashing, anglicismo utilizado por los modernos y que en castellano conocemos como lavado de imagen— de un #turismoresponsable y de una manera más de #viajarsincolonizar.

Una de las noticias hace referencia al cumplimiento con las exigencias de la reducción de emisiones de dióxido de carbono alcanzadas en el Acuerdo de París, y que la aerolínea holandesa KLM —junto a Air France— lleva a cabo a raja tabla en el programa sostenible de la compañía. Acciones como la reducción del 20% de las emisiones de CO₂ por pasajero para el año 2020 y plantaciones de árboles, son sólo algunas de las que se habló en la jornada de sostenibilidad de KLM organizada en noviembre de 2018 en Barcelona. La crónica del evento en #KLMVuelaSostenible.

Y el último suceso alrededor de Holanda lo encontramos de la mano de Airbnb con su intención de proponer un nuevo modelo de impuesto al turismo para Amsterdam. De esta manera, la plataforma de alquiler vacacional, aparte de subir los precios para los alojamientos más céntricos, también quiere involucrar a más ciudadanos en el proceso de gasto y dejar que ellos decidan cómo gastar el ingreso fiscal, que asciende a 80 millones de euros por año, según se recoge en la nota.

airbnb

¿Quién es el culpable (si lo hay) que nos ha llevado a esta situación?

Con este panorama de continuo cambio en el sector, lanzamos horas antes del evento una encuesta en Twitter para resolver interrogantes.

Y nos llama la atención justo que lo que más se destaca es la pérdida de valores sociales. Un posible culpable que ha hecho que una ciudad como Ámsterdam haya tenido que tomar unas medidas ante la masa de viajeros ávidos, en su mayoría, de fotos y de consumo. Una apreciación que, mientras escribimos estas líneas, vuelve a salir el debate del respeto, la educación y la sensibilidad en redes sociales. Características que, lamentablemente, se echan en falta en los viajes y que se justifican con que se ganan poco a poco y se aprenden según tu bagaje cultural… Nosotros añadimos un, ¿pero no tienes educación en tu casa? pues da igual lo lejos que hayas viajado y la cantidad de países que hayas visitado, no debería haber jerarquías, el respeto y la tolerancia deberían ir contigo en tu mochila desde que sales del portal de tu vivienda.

Pero no nos despistemos. Durante el debate, una de las invitadas, Cristina Vilà de Travindy y EcoTravelDesign, añade un quinto elemento a la falta de sostenibilidad en el sector. Es «la administración o quien planifica y gestiona, porque en realidad las oficinas de turismo son el último eslabón de todo esto», aclarando que «no estamos gestionando sino trasladando el problema a otros sitios» relacionado con el hecho de que la oficina de turismo holandesa comience a fomentar otros lugares menos visitados.

Por su parte, Eva Puente, de Dónde Vamos Eva, explica igualmente que es «la administración la que hace lo que les pide los empresarios, con un plan estratégico» aunque resalta que «tampoco hay que demonizar al turismo porque provoca riqueza en los lugares» siendo una responsabilidad de los viajeros.

La tercera participante en el debate, Mercè Salomó, de Mil Camins, lanza otra idea más a las ya planteadas y es en referente a la moda de un lugar, «¿quién decide que un destino está de moda?»

Varias personas del público sostienen que la culpa de la realidad del viaje hoy es debido a que «la gente tiene muy poco tiempo y va con la agencia (…) sin tener ganas de conocer, sino de consumir, hacemos esto porque se hace, no porque te interese», mientras que se destaca que es «una responsabilidad compartida entre todos porque nosotros mismos somos los mayores influencers creando destino (…) ahora toca gestionar la situación que tenemos».

Una situación que está claro que hay que empezar a ponerle remedio, no buscando culpables porque el daño está hecho, sino soluciones lo más sostenibles (culturalmente hablando) y a largo plazo si no queremos que el castillo de naipes se derrumbe del todo. Holanda puede ser la llave a otra fase, pero pensemos que el viaje es vida, es sociedad, es cultura… No deja de ser el día a día y cómo actuamos en nuestra vida. La educación comienza en la casa. De nosotros depende entender por qué viajamos y para qué. En la respuesta de cada uno estará la clave.

© ILUSTRACIONES DE CABECERA, FOTOS Y VÍDEO: CARLOS GARCÍA RUBIO

MÁS EJEMPLOS PARA REACCIONAR

Los compañeros de Areverure.cat nos recomendaron esta película que trata en parte de todos los temas expuestos en esta reflexión. Gracias.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Estoy de acuerdo con todo lo que comentas,la situacion del turismo en todo el mundo ha cambiado la gente no viaja como antes para conocer los Paises sino para hacer fotos y enseñarlas a los amigos y familiares, luego las series de tv han hecho mucho daño y los Influencer tambien pues muchos no saben ha que van.

    1. Buena reflexión con el tema de las series de televisión. La verdad es que es un buen debate, porque hay acciones que nos han ayudado a descubrir lugares increíbles, pero por otro lado es un arma de doble filo. Seguiremos investigando 🙂 Gracias por tu aportación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
×Close search
Buscar