babiloniastravel
«Viajé mucho. Siempre he evitado las rutas oficiales, los palacios, las figuras importantes (...) prefería subirme a camiones encontrados por casualidad, recorrer el desierto con los nómadas y ser huésped de los campesinos de la sabana tropical», Ryszard Kapuscinski en "Ébano"

#babiloniasenpapel

La Vall de Boí y su románico «El refugio de la rebeldía»

Preferimos observar el contexto (sección paisaje), captar instantáneas con el alma a través de una buena conversación que no con un teleobjetivo (geoperiodismo), elevamos el arte (ars) al nivel cultural que se merece en detrimento de la fotografía, y encontramos historias que suceden rápido pero que hay que entender (efímeras). De este modo la experiencia se queda más dentro, se añade a tu currículum de vida, y tiene más valor espiritual que contar los países visitados con los dedos de la mano. Si como añadido a esta línea de viaje le sumamos la infografía y la ilustración, resulta un viaje con un toque interpretativo añadido extra. Sabemos que hay otras muchas formas de viajar, pero ésta es la nuestra.

Lo que opinan los que ya lo han leído, ¿tú todavía no?

«Aparte de las ilustraciones, que me han encantado, me ha gustado mucho la manera de acercar al lector a la Vall de Boí yendo más allá de un turismo plano, dando voz a los verdaderos protagonistas de aquellos parajes: sus habitantes y sus rincones escondidos (...) Esta manera tan íntima de mostrar los "secretos" del Valle de Boí, me hace despertar un interés muy sincero para descubrir más sobre este Pirineo tan mágico!», Carla V. (Barcelona)

Destacamos

Cómo Viajar Sin Moverte, Según Juan Marsé
Cómo viajar sin moverte, según Juan Marsé
Catalunya, Entrevistas, Viajar
El Turismo, El Opio De Barcelona
El turismo, el opio de Barcelona
Reflexiones, Turismo, Viajar
Daniel Landa: «Mi Máxima Es Salirse Del Camino»
Daniel Landa: «Mi máxima es salirse del camino»
Entrevistas
¿Es Posible Un Turismo Sostenible O Necesitamos Una Pedagogía Urgente?
¿Es posible un turismo sostenible o necesitamos una pedagogía urgente?
#blogonair, Turismo, Viajar

¿Qué es viajar? Viajes sostenibles

Nuevas publicaciones

El Libro Que Dibuja Historias De Vida
El libro que dibuja historias de vida
Catalunya, España, Viajar
El Seat 600 Apuesta Por Drivy Para Escapadas
El Seat 600 apuesta por Drivy para escapadas
Catalunya, Viajar
#islamofobia #catalanofobia #terrorismo… ¡Paren Máquinas! Y Dedíquense A #vivir
#islamofobia #catalanofobia #terrorismo… ¡Paren máquinas! y dedíquense a #vivir
Reflexiones, Viajar
Lección De Historia Sin Libros (III): Oficios (re)encarnados
Lección de historia sin libros (III): oficios (re)encarnados
Catalunya, Entrevistas, Viajar
Lee aquí más reportajes
Bárbara M. Díez

Editora y diseñadora de Babilonia’s Travel. Madrileña de nacimiento (1980) y enamorada de Barcelona (2013). En 2004, a su formación y experiencia como periodista, se une la infografía y el diseño ya que es en el periódico El Mundo, en elEconomista y en Negocio donde le enseñan a unir las letras al diseño, para después incorporarse a la redacción de revistas como Altaïr, Fleet People… y cofundar la primera asociación de bloggers de viajes de Barcelona (2013). Después de más de 40 países visitados sabe que lo que importa son las personas y no coleccionar lugares ni fotos en un disco duro. Amante de la palabra «viajar» y vitalista. Curiosea y socializa con todo aquel que se le cruza en el camino para narrar y diseñar una buena historia.

Núria

Puede que aparte del nombre de Montserrat, también hayas escuchado en Catalunya a muchas mujeres por el apelativo de Núria. Y es que en estas tierras al noreste de la península ibérica hay dos santuarios que destacan sobre todos los demás. Uno es el de la virgen de Montserrat –más conocida como la virgen de la Moreneta– y el otro está prácticamente en la frontera con Francia, en medio de Pirineos, el llamado Santuario de la virgen de Núria con casi 3.000 metros de altitud máxima.

La tradición religiosa comenzó como casi todas las creencias, tras un encuentro fortuito. Durante el siglo XI, un toro que pastaba por la zona se quedó parado en un lugar específico, cuando se cavó en ese punto los pastores encontraron una figura del siglo VIII que había sido enterrada durante la época musulmana por miedo a que se destruyera. Este aviso del cielo, según explica Miquel Sitjar i Serra en su libro El santuario del Pirineu, sacó a la luz una virgen tallada en madera de unos 56 cm. de altura, figura esculpida por el clérigo San Gil. Incluso, en el mismo emplazamiento también se hallaron una olla y una cruz que era utilizada por el eclesiástico para bendecir a los devotos y dar de comer a los pobres.

Es por ello que el refrán de «anar a Núria a posar el cap a l’olla» (ir a Núria a poner la cabeza en la olla) ya se ha convertido en una costumbre cada vez que los peregrinos llegan a Núria. Durante muchos siglos se creyó se cree en los milagros tanto de la olla como de la virgen, los cuales hacen referencia a la cantidad de casos en los que se curó la infertilidad. Así muchas mujeres acudían al santuario para meter la cabeza bajo la olla, tirar de la campana y rezar para poder procrear, según los milagros relatados en Núria abans del cremallera de Jordi Mascarella y Miquel Sitjar, en donde también se indica que curaba cefaleas y espantaba tempestades.

«anar a Núria a posar el cap a l’olla» (ir a Núria a poner la cabeza en la olla) ya se ha convertido en una costumbre cada vez que los peregrinos llegan a Núria

Peregrinación a Núria antes…

Llegar hasta el valle de Núria durante los siglos anteriores al siglo XX era realmente una proeza. Se subía andando o a caballo por los senderos que nacen desde el pueblo de Queralbs, municipio en donde se sitúa Núria. El camino era largo, muy empinado y la mayoría de las veces durante un clima bastante frío. Este contexto de difícil acceso durante largas horas o días creaba en los peregrinos un silencio, una  heroicidad que dotaba a la subida de un significado más que simbólico. Realmente el que subía cumplía con la romería y la reza del rosario en todos sus sentidos, era un esfuerzo que —para los creyentes— sería en un futuro recompensado.

Otros, preferían quedarse a rezar en la parroquia de Sant Jaume de Queralbs, en el centro del mismo pueblo, ya que las leyendas contaban que realmente la virgen de Núria había tenido su primer emplazamiento en este edificio santo. Después, tras la llegada de los musulmanes a la península, se prefirió llevar la virgen a la montaña y resguardarla en un lugar seguro hasta que fue descubierta.

Sant-Jaume-de-Queralbs-(acuarela)

La actual ermita del pueblo es de finales del siglo X. Consta de una nave única con ábside. Su nártex —la entrada— es de la pocas que se compone de seis arcadas soportadas por columnas teñidas de mármol azul y rematadas con diferentes capiteles. Estos representan escenas fantásticas con híbridos entre humanos y animales. En el exterior se puede apreciar un campanario de torre situado en la zona norte.

… y después del tren cremallera

En 1931 se inauguró el tren cremallera, una obra de ingeniería para aquella época ya que había que perforar la roca de la montaña para construir algún túnel y empalmar una vía tras otra en las empinadas montañas de Pirineos a más de 2.000 metros de altitud.

Después de la inauguración, el poeta Joan Maragall que anteriormente había definido el valle como voltada de soledats (rodeada de soledad), ahora pasaría a llamarlo voltada de diputats (rodeada de diputados) tras la inauguración del tren cremallera y la elaboración del primer estatuto de autonomía de Catalunya. Un valle silencioso y tranquilo que ya no volvería a ser el mismo.

Joan Maragall que anteriormente había definido el valle como voltada de soledats (rodeada de soledad), ahora pasaría a llamarlo voltada de diputats (rodeada de diputados)

La llegada con el tren cremallera hoy no deja de ser mágico.

Tras atravesar dos túneles, y subir y subir y subir… entrar en el valle amplio y dejar atrás las montañas alpinas es una imagen bucólica. Además, se puede disfrutar de la nieve en la época más invernal, pasear por las laderas y los senderos en primavera y acceder al santuario de la manera más cómoda en un tren cremallera que tarda menos de 15 minutos desde Queralbs. Toda la información de precios la tienes aquí. Eso sí, olvídate de lo místico, del silencio y de la soledad, ese será tu precio a pagar.

©Ilustración: Carlos García Rubio


➡️ 💡 Si quieres saber cómo disfrutar de este lugar en silencio, te lo contamos la próxima semana: (II parte) Queralbs: cómo encontrar el silencio perdido tras el cremallera

Bárbara M. Díez

Editora y diseñadora de Babilonia’s Travel. Madrileña de nacimiento (1980) y enamorada de Barcelona (2013). En 2004, a su formación y experiencia como periodista, se une la infografía y el diseño ya que es en el periódico El Mundo, en elEconomista y en Negocio donde le enseñan a unir las letras al diseño, para después incorporarse a la redacción de revistas como Altaïr, Fleet People… y cofundar la primera asociación de bloggers de viajes de Barcelona (2013). Después de más de 40 países visitados sabe que lo que importa son las personas y no coleccionar lugares ni fotos en un disco duro. Amante de la palabra «viajar» y vitalista. Curiosea y socializa con todo aquel que se le cruza en el camino para narrar y diseñar una buena historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Search