Saltear al contenido principal
Alcachofas Llobregat

Sin querer, alcanzamos el parque agrario del Baix Llobregat (Barcelona) por los caminos que atraviesan las numerosas pequeñas parcelas sembradas principalmente de alcachofas. Gente con la bici, otros paseando, campesinos que nos miran a nuestro paso con el coche en una mañana de domingo. El objetivo es llegar a Can Comas, la sede del parque agrario, y asistir a la presentación de Sabors de l’Horta 2020 de los productos de proximidad. Allí decenas de restaurantes de la comarca ofrecen su oferta con el distintivo ‘producto fresco’ y de kilómetro cero. Sin embargo, lo que nos encontramos es una valiosa información que se añade a nuestro estilo de vida y nos hace reflexionar más sobre el viajero —y ciudadano— responsable y sostenible.

alcachofas paisaje

Durante el desarrollo de diferentes talleres conocemos a Laura Vila, dietista-nutricionista y colaboradora con la agencia de salud pública de Cataluña, que presenta el nuevo material de la agencia titulado “Pequeños cambios para comer mejor”.

Una guía que se puede conseguir aquí, y que muestra un nuevo formato de nutrición —tras la conocida pirámide alimentaria—basado en cómo la gente come hoy y en sus hábitos. «Lo que se propone son cambios, entre ellos, incrementar el consumo de frutas y hortalizas, beber más agua, cambiar la refinada harina blanca por una integral (…) y que sean alimentos de temporada y de proximidad», nos comenta la dietista en un encuentro aparte. «Es la primera guía que incorpora el concepto de sostenibilidad», añade.

Laura-vila-nutricionista
¿Qué es la sostenibilidad?, le preguntamos. «Se trata de satisfacer las necesidades actuales sin perjudicar a las generaciones futuras, e implica un abanico de cosas» en las que se incluyen «un equilibrio entre el medioambiente, social y económico», explica Vila.
Laura Vila entrevista

Ser sostenibles en nuestro viaje (y vida) a través de la alimentación

Pero, ¿qué es la sostenibilidad?, le preguntamos. «Se trata de satisfacer las necesidades actuales sin perjudicar a las generaciones futuras, e implica un abanico de cosas» en las que se incluyen «un equilibrio entre el medioambiente, social y económico», explica Vila.

Y, ¿cómo se traduce esto en nuestro día a día o en un viaje? Para la nutricionista la clave está en «consumir productos de proximidad y de temporada, si compramos el producto de aquí evitamos que se generen los costes energéticos de transporte de otros productos». En el caso del turista, «debería mirar si va a un restaurante o a un comercio y saber de dónde viene este género y si es de temporada, así estás ayudando a un sistema de producción local», afirma.

Claves en la mejora de la alimentación y, por ende, en sostenibilidad que apunta Laura Vila, a las que añade otros hábitos alimentarios relacionados con la reducción de la sal, el azúcar, las carnes rojas y los alimentos ultraprocesados. ¿Las carnes rojas también? «Son poco saludables» pero además «si se sustituyen por legumbres se ayuda a la sostenibilidad». ¿Cómo? «El consumo de carne lleva el gasto de muchos recursos y el consumo de legumbres no tanto».

payeses
Parte de los payeses que elaboraron tapas con productos de km0

Consume local para ser más sostenible, sí, ¿y el precio?

Un consumo local ayuda al medioambiente y también a nuestra dieta, pero ¿qué sucede con nuestro bolsillo? «Hay que valorar la calidad-precio», según Laura Vila, «la calidad nutricional será mejor y cada uno valora». Si todo el mundo consume cosas de aquí, «se favorece la economía local y los precios varían», nos revela Laura.

Una pregunta, la del precio del producto de km0, que lanzamos en Can Comas en la charla con los pagesos y que parece levantar algún que otro revuelo. Albert Bou, campesino del parque agrario del Baix Llobregat coincide con Vila sobre el valor de la calidad. «Yo no voy a despreciar nunca un producto de un lineal de supermercado, pero una alcachofa cogida aquí a las 7.00 horas, vendida a las 15:00 y hecha en una tortilla para cenar, no tiene nada que ver con una cogida en Marruecos el lunes, manipulada en Murcia, traída el viernes y consumida el domingo», justifica. «Si no se puede valorar el producto de proximidad como de alta calidad… no es lo mismo comprarse un Dacia que un Mercedes».

Pagesos parc agrari
De izquierda a derecha: los productores agrarios Sebastià, Lluís Fisas y Albert Bou interpretados por Carlos García Rubio

Valor añadido de los productos de km0, unido al esfuerzo que realizan en el parque agrario luchando con las limitaciones climatológicas. Así nos explicó hace unos meses Jordi Llopis, uno de los propietarios de la finca Can Llopis, con motivo de la celebración de la feria de San Isidro de Viladecans. Llopis, especializado en cultivo ecológico de residuo cero, cree que el parque agrario del Baix Llobregat «es la zona más conflictiva para producir hoy» ya que hay una reserva natural al lado de un parque agrícola y, a veces, «sufrimos inundaciones y otras no podemos cosechar porque los patos se lo comen». Un sacrificio constante que quedaba patente en sus palabras, «la gente no sabe todo lo que hay detrás de esto y que lo tienen cerca de casa», nos mostraba en su finca.

can Llopis
Jordi Llopis, en Can Llopis, mostrando cómo cultiva ecológicamente con residuo cero

El cambio comienza en uno

Volviendo al encuentro en Can Comas, el productor agrario Lluís Fisas, compañero de Albert Bou, también se agarra al concepto de la sociedad como poder de decisión, «el poder lo tienen las personas, tú como consumidor decides si quieres una vida saludable y mantener el territorio».

Afirmaciones que nos esclarecen que, es cierto que hay unas leyes del mercado que funcionan, un capitalismo instalado en nuestros genes, pero que el cambio comienza en la conciencia de cada cual y no hay que esperar a que los políticos den el paso. Y es que, en palabras de Laura Vila, «las personas tenemos un voto a la hora de consumir y ser responsables de nuestra salud y nuestro sistema (…) la gente tiene —tenemos— más influencia de la que se piensa.»

© ILUSTRACIONES: CARLOS GARCÍA RUBIO, técnica acuarela a mano alzada (cabecera), tinta a mano alzada (personajes).

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar